Alter_partner_blog_post3

22 Ene Redes sociales: del cielo al infierno en un post

Un día cualquiera, después de una mañana de trabajo me encontré, como tantas otras veces, un mensaje de escrito encima del plato que iba a comerme en breve. Estaba escrito con una letra redondeada, con bolígrafo azul, era de mi mamá: “La mejor red social es rodearte de los tuyos”. Esto mi madre me lo dice porque sabe que uso las redes sociales a diario.

Yo uso Twitter diariamente, tengo varios tableros en Pinterest y fotos de viajes en un Tumblr. En Facebook publico fotos y artículos que espero no aburran a mis amigos (os pido perdón si así es) y en Instagram acabo de ver que tengo más de 400 fotos colgadas. Mis círculos de amigos en Google+ van haciéndose cada vez más grandes y Linkedin me recuerda que he alcanzado el nivel “Eminencia”, sin saber bien qué ganaré yo con ello.

Pero a lo que voy. Las redes sociales, esos grupos de personas conectados cibernéticamente que tantos defensores y detractores tienen, está claro que quitan tiempo, que hay mucha desinformación, que hay un exceso de selfies y vídeos de gatitos, pero un uso adecuado de las mismas pueda dar muchas ventajas, tanto a las personas como a las empresas.

redes-sociales

Esta es la nota de mi madre que me encontré encima de la mesa un día cualquiera

En Alter Partner, no podemos otra cosa que defender su uso, un buen uso, de las mismas ya que las redes sociales son como la vida misma: hay que ser listo y no creer en todo lo que te digan, cree solamente lo que quieras. Así que en el post de hoy explicaremos algunas de las cosas por las que creemos que el social media vale la pena, y cosas que deberías evitar a toda costa. Ojo, esto son consejos, y en Alter Partner podemos ayudaros a optimizar el uso en estas comunidades, pero no nos hacemos responsables del último selfie que hayas colgado.

4 cosas por las que pensamos que las redes sociales son beneficiosas:

  1. Te darán reconocimiento:
    Al igual que ocurre en la vida, con esfuerzo y constancia pueden ser un altavoz para dar a conocer tu proyecto, tu empresa, tu asociación, a ti mismo. Antes de comenzar a tuitear o escribir un post, tienes que saber para qué lo haces, quién quieres que lo vea y dónde querrías llegar con ello. De ti depende que lo que escribas, si es de forma correcta, ayude a generar nuevas oportunidades.
  2. Impulsará el networking:
    Sin duda ayudan a construir relaciones con otras personas de tu entorno, de manera que ambos podéis salir beneficiados de esa sinergia. Sin networking, difícilmente hay paraíso. Se trata de ampliar tu círculo ya que los contactos pueden serte de mucha ayuda en un momento dado. ¡Cultívalas!
  3. Aumentarán tu visibilidad:
    Si haces un uso adecuado de las redes, tu reputación sencillamente mejorará. Tanto si eres una empresa o asociación, como si eres tú mismo. Tu círculo comenzará poco a poco a valorarte y tenerte en cuenta, así que lo que escribas se convierte en una carta de presentación en toda regla.
  4. Estarás más informado:
    Sí, hay mucha desinformación e infoxicación (sobrecarga informativa) en Internet. Pero gracias al mundo cibernético podemos informarnos de las últimas novedades del sector y las nuevas tendencias. El acceso rápido y sencillo a la información, siempre rebuscando entre lo que no nos interesa, puede echarte una mano cuando más lo necesitas.

5 cosas que no debes hacer en las redes sociales si no quieres hundirte:

  1. No inventes tu realidad:
    Seamos sinceros, ¿de verdad la foto de ese desayuno es el desayuno de cada día? ¿De verdad tu habitación está tan bonita y arreglada cada día? Vale, no lo dudamos, pero cuidado con mostrar lo que no eres, puede verse el plumero en un abrir y cerrar de ojos y las redes sociales pueden ser muy crueles. Mejor ser honestos con nosotros mismos, llegarás más lejos. Palabra.
  2. Las fotos de fiestas locas como que no:
    Eres ya mayor para ciertas cosas y más que mejorar, pueden degradar tu imagen. Las borracheras y vacíos de memoria del sábado noche quedaron para los teenagers. Si quieres construir una reputación personal, extrapolable a tu nivel laboral, mejor dejar hueco para otro tipo de publicaciones.
  3. Esto… No sé si tu vida interesa tanto como crees:
    Vale que muestres tu viaje al paraíso, todos lo hemos hecho, que presumas de pareja o de tu móvil de última generación, pero ojo, mostar cosas tan geniales en tu vida puede darte un susto porque sabemos la envidia es un pecado capital, y ésta lleva al odio, al bloqueo en redes sociales o a comentarios que podrías ahorrarte. Presume, pero presume lo justito.
  4. Piensa hasta 10 antes de escribir:
    Te vemos. Has leído un comentario o noticia de algo injusto, horrible, una hecatombe a nivel espacial y no puedes aguantarte. ¡Zas! Respuesta en caliente. Como en la vida, hay veces que es mejor pararse, refrescarnos la cara con agua fría que apague nuestros humos y evitar discutir. Te beneficiará más que otra cosa y, además, seguro. Si escribes algo y lo lees horas después, casi el 100% de las personas lo cambiarían, así que piensa antes, escribe después.
  5. Robar contenidos es eso, robar:
    El octavo mandamiento de la Biblia lo dice: no robarás. Y plagiar contenidos de otros es eso: robar. Vale que te inspires en textos, ideas e imágenes de otros pero, ¿qué tal citar la fuente? Al citado le enorgullecerá y quién sabe, algún día puede devolverte la mención y llegar a ser amigos para siempre.

Esperamos que os haya servido de ayuda, que escribáis con un poco de cabeza en las redes sociales y consigáis muchos éxitos a nivel personal y profesional. Las redes sociales forman parte de nuestras vidas y eso va a ser difícil cambiarlo, es ya una extensión de nuestra alma. Pero como decía mi mamá, no olvidemos tampoco la primera red social del mundo que hay que cuidar: nuestra gente.

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
No hay comentarios

Comentar el artículo

quince + diecinueve =